Propósitos de verano nuevo

Después de leer un par de entradas de chinoblogueros proponiéndose empezar el verano con buenos propósitos (aquí y aquí), he llegado a la conclusión de que más me vale empezar a estudiar chino en serio de nuevo. Y qué mejor momento que el verano, sin el estrés del máster o de las traducciones.

Bolonia, Tarifa.

La verdad es que no tengo nada definido al pie de la letra pero, para empezar, ya me he descargado un programa llamado ANKI que sirve para estudiar vocabulario a través de tarjetas o flahs-cards. La verdad es que es bastante parecido a Memrise, pero con una interfaz más aburrida. Lo bueno de Anki es que es un software que puedes descargar en tu móvil o ordenador y así no tienes que estar conectado a Internet todo el rato.

Así que mi primer propósito es refrescar todo el vocabulario desde el HSK 1 al 5 y empezar con el vocabulario del HSK 6. Parece una locura si tenemos en cuenta que mi verano realmente no empieza hasta principios de agosto, pero bueno, me lo tomo como un propósito a largo plazo que empieza desde hoy. Lo que me gusta de Anki es que te propone un sistema de estudio organizado, cada día tiene programado el estudio y repaso de 10 palabras aproximadamente y si te lo saltas ese día se te acumulan. Así, con solo dedicarle entre 15 y 30 minutos diarios puedes afrontar el estudio de grandes cantidades de vocabulario superando pequeñas metas.


Hace poco descubrí un proyecto muy interesante por Internet, se llama Marco Polo Project es una organización digital que promueve el chino y la literatura china a través de modelos de crowd-sourcing. Tal y como describe su creador Julien Leyre en una entrevista:
nuestro sitio web ofrece una selección de la nueva escritura china – ficción corta, artículos de opinión y crítica social de intelectuales y bloggers populares – e invitamos a los estudiantes de idiomas y entusiastas a colaborar en su traducción. 
Por lo tanto mi segundo propósito de este verano es contribuir con esta plataforma, cosa que ya he empezado a hacer con la traducción de un texto llamado 公民抗命- Desobediencia civil.

Mi último propósito es el menos definido de todos, es más bien una resolución a la que he llegado y es que quiero volver a tomar clases de chino. Amigos y amigas, dos años en china no son suficientes para aprender este idioma y las aulas me llaman de nuevo. Estoy pensando en un curso intensivo en septiembre ya que en octubre me mudo a Jaraíz de la Vera un pueblecito de Extremadura donde dudo seriamente vaya a haber alguna academia donde impartan mandarín, por lo menos de mi nivel.

Y eso es todo. Sirva esta entrada como motivación personal y compromiso público; a ustedes pongo por testigos que estudiaré chino este verano.

Entradas populares