Casos de éxito: Elena Briones. Cómo aprender chino de forma autodidacta desde España.

Aprender chino sin ir a China, de forma autodidacta y gratis es posible. Elena Briones nos cuenta cómo conseguirlo.

Con este post invitado inauguro una sección del blog que se llama Casos de éxito, en ella veremos cómo otras personas han conseguido tener un buen nivel de chino, cómo lo han conseguido, sus trucos, experiencia... Creo que es una buena forma de motivarnos y de ver que aprender chino es posible. Sin más os dejo con Elena.

Hola, me llamo Elena Briones Andrés, tengo 26 años, soy valenciana y tengo nivel de HSK5 siendo autodidacta. ¿Que cómo lo he conseguido? ¡Ahora te lo cuento!
Para empezar, mi interés por el chino empezó cuando estaba en bachillerato. Había un chico chino en el instituto y yo le daba clases de guitarra y le preguntaba sobre China y el chino. A finales del bachillerato, conocí a un chico chino que se llamaba Rong y esta persona me dio la idea y la motivación para seguir aprendiendo chino y así poder comunicarme con él y con los demás chinos. De esta manera fui aprendiendo poco a poco.

En el bachillerato, aún no existían los móviles inteligentes que hay hoy en día, por lo que las aplicaciones que utilizaba se encontraban en Internet. Lo que empecé a utilizar fue QQ y YY la versión de lo que era MSN y una especie de radio locutor con la que estabas en directo con mucha gente. Este programa servía para aprender idiomas, leer noticias, escuchar música, conocer gente… de todo un poco. Yo estaba en una zona donde se aprendía idiomas y en la zona de español donde daba clases de fonética. Allí, el administrador del grupo era Rong, quien es ahora mi actual marido. En ese momento, ni él ni yo sabíamos bien el idioma del otro y nos comunicábamos a base de diccionarios de bolsillo, cosa que no era fácil. Nos empezamos a llevar muy bien y me centré en la idea de que tenía que mejorar mi chino para poder comunicarnos, aunque solo fueran en pinyin. Me fui a Barcelona a sacarme el carnet de coche y allí lo conocí en persona, entonces, empezamos a tener una relación. Después de un tiempo, cuando lo volví a ver, él ya hablaba un español más fluido y en cierto modo yo ya no tenía la necesidad de seguir aprendiendo chino, pero lo hice igualmente porque cuando empiezo algo me gusta terminarlo.

La necesidad de comunicarte con alguien que no habla tu mismo idioma hizo que surgiera la motivación de querer aprender ese idioma y abrirme a un mundo que no había imaginado. En realidad, se podría decir que llevo poco tiempo estudiando chino, pero bastante tiempo familiarizada con el mundo chino, sus redes sociales y sus formas, aproximadamente desde que tengo 20 años. Al acercarme a él, también me acerqué a sus amigos, a sus vidas, a su alrededor, etc. De hecho, él, estando en Barcelona, nunca tuvo la necesidad de hablar español ni catalán porque a su alrededor eran todos chinos. Mi marido lleva ya como siete u ocho años en España y de esos años solo dos ha estado familiarizado con el español y estudiándolo, la verdad es que viviendo conmigo y mi familia día a día ha progresado mucho también.

Sin embargo, yo no tuve esa oportunidad de sumergirme en el idioma. Además, no tenía mucho material; tenía que buscarlo en Internet y luego físicamente en Barcelona. Allí, había varias asociaciones como Casa Asia y varias bibliotecas como la de Santa Coloma, que se llama Can Peixauet, y la de Barcelona, que es Sagrada Familia. Estas dos bibliotecas, especialmente la de Santa Coloma, tienen muchísimo material de China y sobre el idioma chino. En Casa Asia también tienen mucho material multimedia de todo lo que es Asia, para ir hay que registrarse antes con tu DNI en la web. En Madrid imagino que también habrá bibliotecas con información sobre China, solo tienes que ir y preguntar, es fácil, solo hace falta buscarlo. Muchas universidades, como la Politécnica de Valencia, también tienen material de chino que aunque no lo puedas pedir prestado, siempre puedes ir a la biblioteca y consultarlo. El punto importante es tener ganas de hacer cosas. No hace falta ser rico ni tener dinero para poder hacer algo, sino tener el interés de buscarse las castañas.

Una cosa que no hace mucha gente también es hablar con la gente china de su comunidad. Es verdad que la mayoría de ellos vienen de una zona donde hablan dialecto y que la mayoría tienen un chino mandarín con acento de su región, pero en España ocurre lo mismo con el castellano. No te imaginas la cantidad de chinos que tienen ganas de conocer gente española con la que practicar español, incluso hacer intercambio. También, ahora, existen bastantes aplicaciones de intercambio de idiomas como Tandem o HelloTalk aunque yo uso sobre todo el WeChat y aplicaciones para escuchar música china con letras y así me resulta más fácil aprender chino. Entre las varias aplicaciones que existen os puedo aconsejar: 酷狗,酷我, 网易音乐 y 虾米音乐. También he aprendido mucho trabajando con chinos, y no he tenido que irme a China para trabajar con ellos. He sido intérprete, guía turística, cajera y reponedora en distintos lugares donde los jefes y los compañeros de trabajo eran chinos. La mayoría de mis compañeros no hablaban bien español así que lo que hacía yo era practicar con ellos el chino. Esto, hizo que de repente tuviera un acento de la gente del noroeste de China. Es curioso porque mi marido es de la zona de Shanghai, el sur de China, y yo hablaba con acento del norte y me preguntaba de dónde había sacado ese acento y, claro, era de los compañeros de trabajo, hablando mucho con ellos se me pegó el acento. Esto me pasó en otros trabajos, ya que la mayoría de trabajadores eran del norte y los jefes eran gente del sur. Aprendí palabras en sus distintos dialectos y, sobre todo, a insultar. Yo siempre digo que si la gente en China sabe hablar chino, gente normal, es que no será tan difícil, simplemente es que hay que echarle ganas, si ellos pueden por qué yo no, esa es la idea.

Digamos que yo he visto que con un poco de tiempo, las aplicaciones y los recursos necesarios una persona normal puede llegar a tener un nivel de HSK 3 en un año aproximadamente y en un año y medio, incluso si le ponemos como mucho dos años, se puede alcanzar el nivel HSK 4. Pero bueno, si tienes hijos y trabajas, el tiempo que le puedes dedicar al estudio es poco, así que lo que tardarías en llegar a este nivel aumenta, pongamos que tres años. Es muy importante dedicarle algo de tiempo cada día, o por lo menos varias veces a la semana, a estudiar chino y ser constantes. Si me dices que quieres aprender chino para trabajar entonces, lo siento, este no es tu idioma. Otra cosa es que si piensas que quieres aprender chino para conseguir una novia china, te digo que ya acabará hablando tu idioma mejor que tú el chino, ya te digo que a mí no me sirvió para nada tener una pareja china. Las parejas no tienen tiempo ni paciencia para corregirte tus frases. Tienes que disfrutarlo, tenerle ganas, querer aprender… porque como para todo en esta vida se necesita motivación y constancia. Piénsalo como ir al gimnasio, para conseguir esa tableta de chocolate que tú quieres, tienes que perseverar durante bastante tiempo hasta que conseguirlo.


Me quedo con la frase "hay que disfrutarlo, tenerle ganas, querer aprender", en mi caso personal es así, yo nunca tuve una gran razón por la que quería estudiar chino, simplemente empecé y me gustó, pero ¿por qué después de 5 años he vuelto a China y lo he dejado todo para seguir estudiando chino? Por lo mismo, me gusta terminar lo que empiezo y le tengo ganas al chino, quiero aprenderlo y por supuesto intentar disfrutar por el camino.

Muchas gracias, Elena, por inspirarnos para seguir estudiando chino, porque lo de la tableta de chocolate yo ya lo voy a ir dejando para otra vida.

来看一下!